Un océano de posibilidades…

La mayoría de veces cuando no tenemos nuestras mejores ganas de hacer algo es cuando más debemos hacerlo ya que “eso” nos hará pasar por otras circunstancias que nos pueden enseñar muchísimo.

Así fué una vez más mi viaje a California. Sí, regresé a California, ese era el salto a la otra parte del mundo que os dije en la anterior publicación. Ya hace 5 años desde la primera vez que pisé Estados Unidos.

Mi estancia en California no es de viajar mucho por el territorio, sino mas bien estar en lo que yo llamo “mi cueva” donde desarrollo ciertas actividades durante el día, donde comparto muchas horas con otras personas muy ermitañas, aquellos hippies de los 60’s son mis compañeros de morada 24/7.

Antes de partir tenía muy claro a nivel personal que es lo que quería hacer con mi estancia allí, hacia donde quería llevar mi atención, mi objetivo, mi meta. Iba por 2 meses, el tiempo mas largo que pasé en California, mi paciencia mi gran maestra me haría  llevar la situación esta vez de diferente manera y es que todos los años que llevo trabajándome ahora sería cuando de verdad vería el cambio (si lo hubo) desde la última vez allí.

Sin querer uno crea mas o menos una expectativa, así es el ser humano, se alimenta de expectativas, en mi caso ya experimenté que las expectativas son = sufrimiento porque nos apegamos a una idea fija con un resultado inamovible. A día de hoy sé que eso es pura ilusión mental, aun así uno mas o menos se crea un pequeño plan de “supervivencia”, pero… Que ocurre cuando ese plan desfallece?

De repente te ves metido en una tormenta donde parece el fin del mundo, donde lo que creías que sería se esfuma en un chasquido de dedos, te ves en la otra parte del mundo, creyendo, imaginando tu supervivencia, sintiendo el terremoto bajo tus pies un día, otro día y un día más.

Punto y a parte, a parte, a parte y     espacio   espacio                 espacio.

Así es cuando realmente somos conscientes como deberíamos actuar… dando espacio para respirar, parar y no reaccionar ( que es lo que normalmente hacemos, no pensamos, y explotamos… sálvese quien pueda), tomar un lapso de tiempo, un (paréntesis) es lo que nos hará sabios para proceder a manejar la situación, ese es el punto Nº 1.

El Nº 2 es que una vez hayamos dejado ese espacio (de darnos cuenta), de permitirnos tomar aliento, dejar de preocuparnos, de acallar la mente ( aunque sea un poco), destensar musculatura ( con un suspiro largo) y tirarnos un cubo de agua fría por la cabeza (si no hay opción de meterse al mar) para apaciguar el fuego interno (aceptamos bromas) es cuando realmente nos damos cuenta de como actuamos ante “tal situación” y de como la vamos a manejar para poder encontrar la mejor solución sin perdernos a nosotros mismos.

No olvides: ” A LO QUE TE RESISTES, PERSISTE”  y que no hay ganador mas que el EGO que ha creado esa expectativa y que si no se cumple tal y como dijimos o planeamos es como obtener una derrota ante “la lucha” con algo o con alguien.

Y es que no hay derrota, hay un “océano de posibilidades” cuando se deja realmente de tener “control” o de “querer tenerlo todo bajo control” y es que bajo este control, lo mejor no puede suceder porque la magia, los regalos, los milagros ocurren cuando sueltas las riendas de la preocupación y dejas que la vida, la situación haga su curso natural y tu el observador te quedas al margen despojándote de tu vestimenta de guerrero exhausto, porque es así como te sientes cuando intentas controlar, manejar, dirigir la función… agotad@. 

California me puso a prueba, mis viajes cada vez son mas extraordinarios porque cada vez indago más en aquello que estudio y luego como no, hay que hacer las prácticas y la vida esta ahí para enseñarnos que depende todo de nosotros.

Todo el mundo hace y deshace a su antojo y depende en gran medida nuestra salud a como interpretemos y veamos el desenlace. Así que esta vez California me colmó de regalos, algunos materiales y otros para el propio conocimiento y evolución para mi alma, el permitirme nadar en ese océano de posibilidades hizo que surgieran otras circunstancias que me ofrecerían más regalos inesperados, llevando toda la perspectiva a buen cauce, regresé feliz por darme cuenta una vez más de tantas características hermosas que mi personalidad posee, agradecida a la vida por bendecirme en el camino nómada que elegí y saber que aún a miles de km de mi familia y amigos hay una fuerza divina y suprema que me guía, me alienta, me protege y esta siempre conmigo, dentro…y fuera de mí.

 

 

CAMBIA TU ENERGÍA Y CAMBIARÁ TODO A TU ALREDEDOR, HAZ LO QUE ESTÉ EN TU MANO Y EL RESTO DEJA QUE SIGA SU CURSO, ACEPTA, TRASCIENDE, OBSERVA, AGRADECE Y ÁBRETE A RECIBIR.

LOS PROBLEMAS SON RETOS Y EN ELLOS ESTÁ LA CLAVE: O LOS VES Y CREAS MÁS DRAMA CREYÉNDOTE VICTIMA ( COMO BUEN ACTOR DE LA FUNCIÓN) O LOS VES COMO ” UN OCÉANO DE POSIBILIDADES” DONDE TODAS LAS DIRECCIONES SON BUENAS PARA TU PROPIO CRECIMIENTO.

 

Masaladosa es una banda de un amigo, y dice: Que hay un poder misterioso que no puede ver pero que lo siente y que detrás de todo hay una luz. Si sabes entender esa luz entenderás la VIDA… y a todos sus HABITANTES.

#Capturamomento: Gran nevada en California, San Francisco casi al amanecer para asistir a unos cursos, y como siempre paso a sentir a los gigantes, Los Redwoods :))  Imagen principal… desde el avión.

 

Gracias por Ser… gracias por leer.

Estefanía Morales

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s